“En busca de un padre”

Por Alarcón Ma. del Rosario (*)

“Inexplicable angustia,

hondo dolor del alma, recuerdo que no muere,

deseo que no acaba”

VIÑETA CLÍNICA:

Mabel de 37 años de edad, llega a consulta derivada por la obra social. Realiza 2 llamados para solicitar turno y no acepta ninguno de los ofrecidos en ambas oportunidades. Pasados unos días vuelve a comunicarse y solicita turno para ese mismo día aceptando el que se le ofrece.

Llega al consultorio, se la ve desalineada y cabizbaja. Relata que estuvo en pareja durante 18 años y que tiene una hija con esta pareja. Continua narrando que el la engaño con una compañera de trabajo y que fruto de esa relación el tiene otro hijo con esa mujer. Dice que el día que le confeso la infidelidad, le dijo que ya no la quería mas, y se fue de la casa.

A raíz de esto realizo un tratamiento anterior, comenzó a trabajar y salió adelante. Cuando se le pregunta porque consulta ahora dice sentirse muy angustiada, comenta que es muy celosa y que las escenas de celos que le hace a su actual pareja le están trayendo serios inconvenientes. Dice: “si no pido ayuda se rompe la pareja”, aclara que el, no le da motivos pero que se acuerda lo que le hizo su anterior pareja y desconfía de todo. “Le estoy haciendo algo a alguien que no se lo merece, me ciego, me salta el impulso”, continúa: “me hago yo sola la película de que esta con alguien, lo ataco sin que el me haga nada, le empiezo a decir de todo”. Cuenta que hace dos semanas tuvo una discusión muy fuerte porque llamaba a su actual pareja, y esta no la atendía porque se había quedado sin batería. Luego de la fuerte discusión, el le dijo que esta era la última vez. Mabel registra algo en este episodio y decide consultar.

En la segunda sesión dice: “el siempre piensa en la pareja y yo no” a continuación relata un ejemplo de cuando ella organiza sus planes, dejando a su pareja por fuera de estos. “Mi prima, que también es separada, me invita a la casa y yo voy con mi hija…”

La analista interrumpe el relato y le pregunta: ¿“también”?, ¿quien mas es separada?!”. Mabel se pone roja, se avergüenza, mira con desconcierto a la analista, abre grandes sus ojos y la analista corta la sesión.

A la sesión siguiente Mabel dirá “me revoto toda la semana el “también” en la cabeza”.

En la viñeta encontramos a quien consulta en un momento de quiebre, en un momento de límite, en un momento donde se reconoce extraña a sí misma, haciendo y diciendo algo que no sabe porque y a quién se lo dice. Mabel registra que en quien esta depositando sus celos no es el verdadero destinatario, pero sin embargo no puede dejar de hacerlo.

Ubicaremos cierto rasgo histérico y cierta posición de goce en su no poder dejar de hacer, decir, actuar…

En este encuentro, la palabra de la analista toca el cuerpo de la paciente.

Lo primero que vale la pena preguntarnos es si Mabel ¿está realmente angustiada o no? Lacan dirá que la angustia es un afecto que no engaña y Eric Laurent en el texto “Desangustiar”, expresa que : «Estamos angustiados cuando no sabemos lo que el Otro quiere de nosotros»

EN BUSCA DE UN PADRE

Mabel se angustia en la sesión cercana a su cumpleaños, relata que es adoptada, que su padre adoptivo murió hace unos años y eso la angustia mucho, relata que la mujer del padre adoptivo siempre la maltrató, su madre adoptiva muere cuando ella es muy chica- le cuenta entre lagrimas a la analista, que siempre sospecho que fuera hija de desaparecidos, dice que dejo su muestra de sangre en el banco de datos genéticos de las Madres de Plaza de Mayo, pero que nunca la han llamado.

Al regreso de unas vacaciones, relata que recibió el llamado de una tía de la ex pareja quién la anoticio de que el padre de su hija estaba esperando otro hijo. Rompe en llanto cuando lo relata, se angustia y dice que retrocedió, que todo lo que había avanzado siente que ahora fue para atrás. Dice que no puede creer que vaya a ser padre otra vez, que no se lo dijo aún a la hija que tienen en común; “como la otra vez, que no se lo dijo hasta el día en que nació”, sigue: “el no se ocupa de ella, se la llevó de vacaciones y se la paso trabajando, no la lleva al colegio, no la llama ni comparte tiempo con ella. Mabel se queja una y otra vez y demanda que cumpla su rol de padre.

Luego, en la misma sesión, comenta que su actual pareja y su hija se pelearon y que la llamaron al trabajo para que ella intervenga. Transcurridas unas horas hablo con su pareja y le pidió que no discuta con su hija dado que esta estudiando. El le responde que ya le pidió disculpas y que la ayudo a estudiar. Mabel cuenta que el se ocupa mucho de su hija, que la lleva y la trae de la psicopedagoga, que juega con ella, le prepara la mochila, le cocina, que es muy dulce con su hija. La analista dice contundentemente: “ahí hay un padre” y corta la sesión. A la sesión siguiente dirá que estuvo conversando con la maestra de su hija y que esta le dijo que siempre pensó que su pareja era el padre, que no sabía que era su pareja y que es impresionante lo que se ocupa de la hija. Llora y dice que hablo con los dos y les dijo que si se pelean que se arreglen entre ellos que no la involucren, la analista interrumpe y señala “habilitaste”, ella hace silencio y asiente.

Posteriormente sabremos si habilito un padre o qué es lo que habilito Mabel realmente, lo cierto es que la cuestión del padre marca un punto de ruptura, de incomodidad, de angustia; a su vez, pareciera que reconocer a un padre hace que la angustia ceda, merme. Cabe preguntarnos ¿qué lugar representa la búsqueda de un padre para la paciente, porque ella se angustia entorno a esta cuestión?

ARTICULACIÓN TEÓRICO-CLÍNICA

Ser padre es una función, no tiene que ver con la biología ni la genética, sino más bien con quién ocupa ese lugar, quién lleva adelante esa función. Pero la misma no puede ser llevada a cabo si no hay una madre que reconozca a ese en su función de padre, si no hay una madre que habilite al padre y lo viabiliza en su discurso.

Mabel le demanda al progenitor que sea padre con su hija y se angustia cuando se entera que este sera padre biológico de otros hijos, demanda y reclama un padre para su hija, sin darse cuenta que padre es una función y reclama algo a alguien que, (en palabras de la paciente) no quiere cumplir ese rol, esa función, ese lugar. Esto la fastidia, la desvela, la enoja, la irrita y la desborda; pero no la angustia. Ese lugar que ella no puede ocupar y que el progenitor no ocupa la deja frente a una falta.

Lacan nos dirá que la angustia emerge cuando falta la falta. Pero sabemos también, que la desilusión propicia otra posición.

Mabel desea un Padre, busca un padre, demanda un padre. Pero cada vez que el progenitor de su hija se transforma en padre biológico, ella se angustia. La angustia se produce cuando algo aparece en el lugar de la falta, en el lugar del correlato del objeto “a”, de ese resto que, como nos enseña Lacan en el esquema óptico, es necesario que falte para la constitución de la imagen. Ese resto faltante en la imagen real, que tendrá su correlato en la imagen virtual, hará que la imagen sea deseable. Si algo aparece en ese lugar provocando entonces que falte la falta, se producirá la angustia.

En nuestro caso clínico Mabel se queja de que su ex pareja no es padre de su hija, no hace nada para serlo, se posiciona en un lugar de queja gozosa frente a un padre que falta, frente a un padre que no toma su rol. Ahora bien, cada vez que este padre se convierte en padre biológico, ella se angustia, irrumpe en llanto y rememora aquel episodio en que el se transformo en padre de otro hijo que no es su hijo. Si suponemos una estructura histérica en la paciente, podríamos decir que ubicamos aquí el retorno de un recuerdo, es decir, la repetición de una vivencia traumatica inconsciente. ¿Tendrá ésta que ver con su propio padre, con su propia historia?; ¿Podría pensarse que la angustia de Mabel adviene cuando falta la falta, cuando ese padre que ella reclama se vuelve a convertir en padre. ¿Ése es el punto de angustia? Cuando aparece allí donde esta la falta, algo en su lugar, en este caso ¿otro hijo? Cuando algo hace que esa falta falte, se produce la angustia. ¿Cuando el vacío de padre se completa, surge la angustia en Mabel?

A MODO DE CONCLUSIÓN…

Mabel llega a tratamiento por un peligro, un temor. La pérdida de un amor. La pérdida de su pareja, ella sabe que si no modifica su accionar, esta en riesgo de perder un amor. Con el transcurso de las sesiones, y distintas intervenciones de la analista, Mabel comienza a escucharse; escucha que ella misma se reconoce bajo el significante “separada”, escucha su posición frente a su pareja y comienza a producirse ciertos movimientos. Desde un inicio, la paciente cancelo distintas sesiones por estar contracturada, tener mareos o problemas con sus cervicales. ¿El síntoma conversivo se hace presente?

Es mediante la angustia que se motoriza y propicia cierto cambio de posición, ciertos movimientos, la angustia a modo de brújula, guía el análisis. Allí donde el paciente se angustia, hay un punto de partida. Una oportunidad que si es tomada, escuchada y avalada por el paciente como nos enseña Miller, podrá producir una otra posición, una otra forma de hacer con eso que la aqueja y la angustia.

Para terminar, diré que es distinto que Mabel se queje de un padre que no cumple su rol, a que se posicione frente a su queja gozosa de otra forma y habilite en su discurso a un otro padre que cumple esa función y que puja por emerger.

Bibliografía consultada:

  • FREUD, S. (1925): “Inhibición, síntoma y angustia”; Ptos II, IV, V, VII, VIIIy IX.
  • FREUD, S. (1896) “Nuevas puntualizaciones sobre las neuropsicosis de defensa”; cap. I y II. En Obras completas, Amorrortu Editores, Tomo X.
  • LACAN, J. (1962-63/2006): El Seminario Libro 10 “La angustia”; Clases I a XII. Editorial Paidós.
  • Laurent, E. Ciudades analíticas. Buenos Aires. Editorial Tres Haches. 2004. Pág. 9-10.
  • MILLER, J.A (1997) “Introducción al método psicoanalítico”. Cap 1. Paidós. (2003)

(*) Psicoanalista. Equipo Niños – Turno Tarde. Espacio de investigación en psicoanálisis. Centro de salud mental Nº1. CABA / lic.rosarioalarcon@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: